EEUU: Lecciones de Bessemer – ¡Solamente el sindicalismo de clase puede derrotar a Amazon!

Philadelphia Protest at Amazon's union-busting law firm Morgan & Lewis in solidarity with Alabama Amazon Workers on this national day of action!

El intento fallido de sindicalizar a los trabajadores de Amazon en Bessemer, Alabama, es una lección sobre la necesidad de una estrategia valiente y eficaz por parte de los dirigentes sindicales estadounidenses. Incluso un gigante como Amazon no es rival para el poder de la clase trabajadora cuando se organiza de manera efectiva ¡La batalla continúa!

FUENTE ORIGINAL

La atención internacional puesta en la pequeña ciudad de Bessemer, Alabama, es un recordatorio de que la lucha de clases está viva y coleando en el baluarte del capitalismo mundial. Desde Italia hasta Myanmar, hemos pudimos ver cómo la tercera empresa más grande del mundo tuvo que enfrentarse a sus trabajadores en el almacén de Bessemer, que emplea a casi 6.000 trabajadores. El Sindicato de Tiendas Minoristas, Mayoristas y de Grandes Almacenes (RWDSU, en sus siglas en inglés) tomó la iniciativa de la sindicalización, cuyos esfuerzos de organización se centraron en uno de los 110 centros logísticos de Amazon en EE. UU.

La campaña para sindicalizar a este gigante de las grandes empresas estadounidenses, propiedad del hombre más rico del planeta, se convirtió en un símbolo de esperanza para millones de trabajadores con salarios bajos en todo el mundo. Las encuestas mostraron que un abrumador 77 por ciento de la población estadounidense apoyaba la campaña de sindicalización en Bessemer. Encuestas recientes muestran el mayor apoyo al movimiento sindical en más de medio siglo, especialmente entre los trabajadores menores de 34 años, el 71 por ciento de los cuales está a favor de organizar sindicatos. El interés por formar parte de un sindicato es una cuestión concreta, especialmente en medio de una gran crisis. En promedio, los trabajadores sindicalizados reciben un 18 por ciento más en salarios y un 94 por ciento más en prestaciones, además de la mejora de la seguridad y de las condiciones laborales.

La CMI apoyó incondicionalmente la lucha de estos trabajadores para formar un sindicato, y continuaremos apoyando su lucha. Dado este estado de ánimo en la sociedad y la prominencia de la campaña de Bessemer en los titulares, la derrota tras este intento inevitablemente es una decepción para millones de personas. Sin embargo, los luchadores serios no tienen por qué estar abatidos o sacar conclusiones pesimistas de este revés. Nuestra tarea es estudiar los hechos, examinar las razones de la pérdida y reagruparnos para el futuro. Las lecciones de esta y otras luchas muestran el camino a seguir hacia la victoria final.

La clase obrera tiene un enorme poder potencial que, encaminado en la dirección adecuada, es imparable. Sin embargo, este poder debe movilizarse correctamente. Enfrentarse a una empresa como Amazon necesita recursos reales del movimiento sindical en general, no sólo de puertas hacia fuera o mostrando la solidaridad en abstracto. Estos recursos deben guiarse luego hacia una estrategia ganadora, cuidadosamente extraída de las lecciones positivas y negativas de la historia laboral estadounidense.

La estrategia de la dirección sindical

La Junta Nacional de Relaciones Laborales [NLRB, sus siglas en inglés] dio a conocer los resultados oficiales de la votación para establecer trabajadores sindicalizados. El recuento fue de 738 a favor del sindicato, 1.798 en contra. De los 5.876 votos potenciales, parece que se emitieron 3.041, con 505 votos impugnados, principalmente por Amazon. Otras 76 papeletas fueron “anuladas”. El hecho de que alrededor del 45 por ciento de los trabajadores se abstuviera demuestra que un buen sector de los trabajadores estaba abierto a la idea de formar un sindicato, pero bajo una enorme presión por parte de la empresa y con desconfianza hacia la estrategia de la dirección del RWDSU.

Si bien Amazon movilizó todos sus recursos y empleó todos los trucos de libro para derrotar a sus trabajadores, los líderes sindicales organizaron la campaña respetando las leyes que están diseñadas explícitamente para ayudar a ganar a la patronal. En lugar de presentar un programa de lucha de demandas materiales, es decir, en términos de los tipos de salarios, prestaciones y condiciones de trabajo que un sindicato podría brindar, la dirección sindical presentó su caso como una especie de campaña por “etapas”. Presentaron el voto por el reconocimiento sindical como una mera primera etapa, y solo más tarde plantearían demandas específicas, en lugar de entender que todo esto está interrelacionado. Acercarse a la sindicalización de esta manera pierde toda la lógica de la lucha de clases. Después de todo, el objetivo de agrupar a los trabajadores en un sindicato es luchar colectivamente contra el empresario para obtener mejores salarios, prestaciones y condiciones para todos.

En un comentario revelador después de que se publicaran los resultados preliminares, el presidente nacional del RWDSU, Stuart Applebaum, declaró que “nuestro sistema está en quiebra. Amazon se aprovechó al máximo de eso, y pediremos a la junta laboral que responsabilice a Amazon por su comportamiento ilegal y atroz durante la campaña”.

Esto expone el método equivocado detrás de la estrategia de la dirección sindical. Al referirse a las elecciones de la NLRB, Applebaum habla de “nuestro sistema” cuando de lo que realmente está hablando es del sistema de control laboral legislado por el gobierno capitalista y aplicado por su Estado. Luego pide al Estado capitalista, en forma de la Junta Laboral, que solucione el problema en sí.

No hace falta decir que cualquier estrategia para ganar el reconocimiento sindical y un convenio sólido por parte del empresario requiere el poder unificado de la clase trabajadora en general, no la ayuda del Estado capitalista que representa a la clase dominante en su conjunto.

Amazon fulfillment employees
Cualquier estrategia para ganar el reconocimiento sindical y un convenio sólido por parte del empresario requiere el poder unificado de la clase trabajadora en general, no la ayuda del Estado capitalista que representa a la clase dominante en su conjunto. / Foto: Phil Murphy, Flickr

Elecciones de representación de la NLRB

En la década de 1930, Franklin Delano Roosevelt (FDR) firmó la Ley Wagner, que estableció la Junta Nacional de Relaciones Laborales para superar el creciente descontento y la amenaza de la militancia obrera, afirmando que esto salvaguardaría el derecho de los trabajadores a afiliarse a sindicatos. En realidad, la clase trabajadora construyó los sindicatos a través del sacrificio, la lucha militante y una ola de ocupaciones de fábricas conocidas como “huelgas de brazos caídos”. Los sindicatos industriales CIO se construyeron mediante una lucha de clases revolucionaria, no simplemente firmando tarjetas de afiliación sindical y esperando una elección organizada por la NLRB.

El objetivo de Roosevelt era desviar el movimiento obrero de las tácticas de la lucha de clases hacia una dependencia de la Junta Laboral federal “imparcial” para “salvaguardar” los derechos de los trabajadores. Pero seamos muy claros: solo hay una fuerza en la sociedad que puede salvaguardar estos derechos: el poder organizado de la propia clase trabajadora. Poner nuestra fe o fomentar ilusiones en la NLRB u otras leyes y regulaciones laborales federales o estatales no solo es ingenuo sino negligente.

Sin duda, muchos sindicatos se han organizado mediante elecciones de representación de la NLRB. Sin embargo, ganar el reconocimiento es solo el comienzo de la lucha. La forma en que se organiza el sindicato en primer lugar tiene un impacto significativo en el tipo de convenio que los trabajadores pueden obtener.

Cuando los trabajadores reconocen y sienten su poder colectivo frente a las amenazas y represalias de la empresa, esto les da una razón real para luchar juntos por el reconocimiento sindical. Especialmente en tiempos como estos, el trabajador promedio no arriesgará su sustento por la vaga promesa de un convenio futuro. Pero si tienen una comprensión clara de por qué están luchando y una estrategia para ganar, los trabajadores darán un paso adelante en la lucha.

FDR on Labor Day
En la década de 1930, Franklin Delano Roosevelt (FDR) estableció la Junta Nacional de Relaciones Laborales para superar el creciente descontento y la amenaza de la militancia obrera. / Foto: Libreria y Museo Presidencial de FDR FDR, Flickr

En Bessemer, los organizadores del RWDSU consiguieron originalmente que 2.000 empleados firmaran sus carnets sindicales. Luego solicitaron una votación ante la NLRB, que determinó más tarde el alcance de la “unidad de negociación”. Luego, Amazon entró en acción con su sofisticada campaña antisindical.

Sin duda, algunos de esos 2.000 trabajadores originales sintieron una presión real y dejaron la empresa o se retiraron de la campaña sindical. Entre los casi 500 votos que Amazon anuló con éxito, podemos asumir con relativa seguridad que una gran proporción provino del núcleo original de simpatizantes sindicales y de otros que fueron vistos como luchadores. Sabemos que Amazon utilizó todo tipo de trucos, incluido el hecho de que el servicio postal de EE. UU. colocara un buzón frente a las instalaciones bajo la vigilancia de la empresa para intimidar a los trabajadores. De esta manera, la gerencia podía observar quién estaba votando y dejar claro que tendrían la identidad de los empleados a quienes culpar en el caso de una victoria sindical.

Cualquier campaña exitosa para enfrentarse y derrotar a una corporación monstruosa como Amazon debe basarse en una visión clara de la realidad, no en el conservadurismo restringido de los líderes sindicales, la mayoría de los cuales son Demócratas liberales en el mejor de los casos. Debemos tener una visión sobria del Estado y de las leyes capitalistas, estudiar y comprender a nuestro enemigo de clase.

Un Goliat moderno

Amazon es una de las empresas de la lista Fortune 500 y controla casi el 40 por ciento del negocio minorista por internet. Es uno de los minoristas más grandes de EE. UU., con una valor de más de 1,4 billones de dólares. Emplea a 1,3 millones de trabajadores en todo el mundo. Más de un millón de esos empleados están en EE. UU., frente a los 750.000 de antes de la pandemia. A modo de comparación, Walmart emplea a 2,2 millones en todo el mundo, 1,5 millones en EE. UU.

Jeff Bezos estableció Amazon en 1994, inicialmente como una librería en Internet, antes de expandirse a prácticamente todos los productos domésticos imaginables, desde comestibles hasta electrodomésticos. La compañía adquirió recientemente la cadena de supermercados Whole Foods y tiene sus propios servicios de transmisión de música y video. Por supuesto, hay límites en lo que una sola persona puede hacer, al igual que todos los capitalistas, la vasta riqueza de Bezos proviene del arduo trabajo de sus empleados. Contrata a personas para poder sacar provecho de su fuerza de trabajo. Cuanto más duro los haga trabajar y cuanto menos les pague, ¡mayores serán las ganancias!

Bezos actualmente gana $ 2.537 por segundo, más de lo que gana el trabajador promedio de Amazon en todo un mes. La pandemia aumentó las compras por internet, y las ganancias para Bezos. Según la revista Forbes, los ingresos anuales de Amazon en 2020 fueron de $ 386 mil millones, un 38 por ciento más que en 2019, mientras que sus ganancias netas aumentaron un 84 por ciento.

Amazon fulfillment center in Baltimore
Amazon es una de las empresas de la lista Fortune 500 y controla casi el 40 por ciento del negocio minorista por internet. / Foto: Maryland GovPics, Flickr

Amazon y el salario de 15 dólares la hora

Bajo la presión de varias campañas sindicales y una campaña pública de Bernie Sanders, Amazon aumentó su salario mínimo a $ 15 por hora en 2018. La compañía lo ha utilizado desde entonces como ejemplo de su gran humanitarismo. El New York Times citó al vicepresidente de Amazon, Drew Hardner, diciendo: “Si hay una empresa progresista en este país, es Amazon. Dime de otra gran empresa que pague el doble del salario mínimo, que brinde excelentes beneficios de salud desde el primer día, un reembolso del 95 por ciento por educación, un entorno de trabajo seguro, etc.”

Pero ¿es tan “generosa” Amazon? Los trabajadores a tiempo completo que ganan $ 15 la hora traen a casa un ingreso anual de $ 31.000, menos de la mitad del ingreso medio de un hogar en EE. UU. Y como hemos señalado en otros artículos, si el salario mínimo hubiera seguido el ritmo de las ganancias de productividad, como lo hizo entre 1938 y 1968, ahora sería de 24 dólares.

El ingreso anual promedio en Alabama es de $ 53.786, y el salario medio por hora en Birmingham es de casi $ 18,50 la hora. El New York Times informó que la RWDSU ha sindicalizado a trabajadores de almacén en Alabama, cerca de las instalaciones de Amazon, que ganan entre $ 18 y $ 21 la hora. Otra comparación sería con United Parcel Service (UPS). Los tipos de trabajo que se realizan en estas dos empresas son similares, pero UPS está organizada por el sindicato Teamsters de EE. UU. y Canadá. Las prestaciones y las condiciones laborales son mejores en UPS y los salarios son un 30 por ciento más altos, gracias al sindicato.

También debe tenerse en cuenta que Amazon es especialista en haber aumentado la explotación de sus trabajadores y exprimir hasta la última gota posible de plusvalía. Muchos trabajadores a tiempo completo trabajan en turnos de 10 horas más horas extraordinarias obligatorias. Dentro de esas 10 horas, los trabajadores tienen solo dos descansos de 30 minutos para todo el turno mientras realizan lo que a menudo es un trabajo físico agotador. Cuando consigues un descanso en algunas de sus amplias instalaciones, tienes que caminar tanto para llegar a la cafetería a por algo de comer que, cuando llegas allí, es hora de volver al trabajo.

Embed from Getty Images

Amazon lucha contra los trabajadores aquí y en el extranjero

Amazon luchó con uñas y dientes contra la campaña sindical en Bessemer, pero esto no es nada nuevo. Amazon derrotó un intento anterior del sindicato CWA de organizar a sus representantes del servicio al cliente, cuyos gerentes “motivaban” a los trabajadores con horas extraordinarias obligatorias y correos electrónicos “inspiradores” como “PODRÁS DORMIR CUANDO ESTÉS MUERTO”. Cuando la campaña organizativa ganó impulso, Amazon simplemente cerró el centro de llamadas, culpando a la recesión económica.

Amazon también recurrió a todo tipo de engaños para derrotar a la Asociación Internacional de Maquinistas (IAM) cuando intentaron organizar a los técnicos de instalaciones en Virginia. Y cuando el ex trabajador de Amazon, Chris Smalls, hizo un esfuerzo por llamar la atención sobre la falta de seguridad en el lugar de trabajo cuando comenzó la pandemia, la compañía respondió despidiéndolo. Además de someter a su fuerza laboral a un aluvión constante de propaganda antisindical, los jefes de Amazon no tardan en usar la fuente de presión más convincente a su disposición: el poder de separar a un trabajador de su medio de vida.

Dado el alcance internacional de empresas como Amazon, la lucha contra ella también debe trascender fronteras. Los trabajadores en Europa se han estado organizando e incluso han realizado huelgas, como en el caso de los trabajadores italianos que lanzaron una huelga nacional de un día contra Amazon el pasado lunes 22 de marzo, a la que se unieron los empleados italianos de UPS. Aunque la participación en la huelga no fue del 100%, la acción fue efectiva para detener algunas entregas de Amazon ese día, lo que mostró el poder de los trabajadores para interferir en las operaciones de la empresa. Los marxistas italianos de la CMI participaron en esta acción. Los compañeros también ayudaron a organizar la solidaridad entre los trabajadores de UPS. Los trabajadores dejaron claro a los directivos de UPS que rechazarían cualquier aumento en el volumen de paquetes transportados el 22 de marzo: ¡los trabajadores de UPS no serían utilizados para romper la huelga de Amazon!

En uno de los almacenes de Italia, los trabajadores en huelga de Amazon enviaron un mensaje de solidaridad a sus hermanos y hermanas en Alabama, deseándoles éxito en su campaña de organización. Trabajadores de Myanmar, en medio de una huelga general revolucionaria contra el golpe militar en curso, también enviaron saludos a los trabajadores en lucha de Alabama.

Una estrategia para derrotar a Amazon

Amazon es una corporación enorme y poderosa, pero no está sola. Otros gigantes capitalistas como Walmart pueden competir con Amazon en el mercado, pero todos se unen contra la clase trabajadora. Quieren una fuerza laboral que no esté organizada ni unida, a la que puedan explotar a voluntad. Sin embargo, frente a este grupo reaccionario de la patronal, la clase trabajadora representa una fuerza mucho más poderosa. Si se arma de una estrategia de lucha basada en una perspectiva de lucha de clases, los recursos colectivos a disposición del movimiento obrero son más que capaces de derrotar a Amazon. Una estrategia ganadora debe incluir los siguientes elementos.

La verdadera esencia de un sindicato son los trabajadores unidos, no una “entidad externa” como se describe en la propaganda de la empresa. Con demasiada frecuencia, los líderes y los organizadores sindicales juegan con esta concepción al presentar al sindicato como un agente que puede intervenir y defender a los trabajadores en lugar de presentarlo como una organización de lucha formada por los propios trabajadores. Cuando un grupo de trabajadores forma un comité organizador para lanzar una campaña sindical en su lugar de trabajo, siempre deben partir de la premisa de que están tratando de unirse con sus compañeros de trabajo para luchar contra la patronal. Firmar con el RWDSU, Teamsters o cualquier otro sindicato indica que los trabajadores quieren estar conectados con otros trabajadores de la industria, del Estado, del país o incluso de más allá de las fronteras, además de lograr el reconocimiento sindical formal en su lugar de trabajo. Pero “el sindicato” no debe concebirse como una representación externa, como si los trabajadores estuvieran contratando abogados. Formar un sindicato significa construir su propia organización.

La lucha por el reconocimiento sindical debe estar directamente vinculada a la lucha por reivindicaciones reales, que no deben ser tratadas como una abstracción. Decidir qué reivindicaciones deben plantearse o qué acciones sindicales deben tomarse debe ser decidido democráticamente por los trabajadores sindicalizados. Todos sus líderes deben ser elegidos y sus decisiones y propuestas deben estar sujetas a la aprobación de los trabajadores a quien representan.

Embed from Getty Images

Cuando los trabajadores pasan por la experiencia de luchar para formar un sindicato, esto tiene un efecto acelerado en el desarrollo de la conciencia de clase. Estas luchas pueden ser experiencias vitales transformadoras que muestran en la práctica la necesidad de la acción colectiva y organizativa para mejorar salarios, prestaciones y condiciones laborales. No somos simplemente un grupo de personas. Somos parte de una clase que tiene sus propios intereses. Las ganancias de la empresa provienen de la explotación de nuestro trabajo, y esta lucha por la plusvalía que producimos es el conflicto central entre la patronal y la fuerza laboral.

En el caso de Amazon, esto se puede ver de forma concreta cuando se compara con empresas similares que están sindicalizadas. Como se mencionó anteriormente, los trabajadores de UPS realizan tareas similares a las de muchos trabajadores de Amazon, por salarios un 30 por ciento más altos y una pensión. Los trabajadores de Amazon también pueden conseguir esto, pero requerirá una lucha.

Además, la lucha para organizar a los trabajadores en Amazon no se puede hacer de manera fragmentada. Si el RWDSU hubiera ganado esta votación de sindicalización, todavía más de un millón de trabajadores de Amazon estarían sin sindicato. Todas las luchas tienen que comenzar en alguna parte, por supuesto, y Amazon sabía que cualquier concesión que se hiciera a estos trabajadores impulsaría las campañas de sindicalización en otros lugares del país. Si la votación del sindicato en Bessemer hubiera tenido éxito, los trabajadores de Alabama podrían haber iniciado luchas por concesiones contractuales a través de acciones laborales y huelgas, pero ser una porción tan pequeña de la fuerza laboral nacional de Amazon habría limitado seriamente su poder de negociación.

Una estrategia ganadora requiere que los trabajadores del sindicato aumenten su influencia, que solo puede obtenerse a través de su expansión. Al centrarse en una sola instalación, Amazon pudo ejercer la presión de todos sus recursos sobre una pequeña parte de su fuerza laboral. Parafraseando al Che Guevara, ¡lo que se necesita son dos, tres, muchos Bessemers! La empresa tendría muchos más problemas para apagar varios centros simultáneos que con uno solo aislado. Nuevamente, esto requeriría recursos, no solo del relativamente pequeño RWDSU, sino de todo el movimiento obrero. Se debe movilizar un apoyo masivo a través de una campaña nacional e internacional, no solo entre los empleados de Amazon, sino también acercándose y vinculándose con todos los sectores del movimiento obrero, junto con el apoyo de trabajadores no sindicalizados en industrias relacionadas y con la clase trabajadora en su conjunto.

Embed from Getty Images

La construcción de un sindicato real requiere organizar una parte significativa de la fuerza laboral, pero no es necesario comenzar con una mayoría; se puede construir con el tiempo. Una campaña sindical debería comenzar con un núcleo de trabajadores formando una campaña de organización. Los miembros de este comité podrían explicar a sus compañeros de trabajo que cualquier persona que se una al sindicato tendrá derecho a ser reconocido como miembro del sindicato incluso si es una minoría de la fuerza laboral en general o incluso si es un solo empleado en un lugar de trabajo en particular.

Sin duda, dicho sindicato no ganaría los derechos de negociación colectiva y sus demandas hasta tanto en cuanto no lograra una cantidad significativa de apoyo. Pero a medida que se desarrollara el movimiento, especialmente si comenzaran a obtener victorias, cada vez más trabajadores de Amazon en todo el país se afiliarían al ver el beneficio de unirse a un sindicato de ese tipo, consiguiendo en un momento dado la mayoría.

¡Por una ofensiva total para organizar Amazon y otras empresas no sindicalizadas!

Aunque la batalla de Bessemer ha fracasado, ¡la guerra de clases está lejos de terminar! La lucha por organizar empresas como Amazon y Walmart seguirá siendo esencial hasta que se consigan estas victorias. Dichas victorias serían parte del cambio de rumbo del movimiento obrero. Por lo tanto, debemos abordar este desafío no solo desde el punto de vista de los trabajadores de la planta de Bessemer o incluso de la fuerza laboral del conjunto de Amazon. Debemos abordarlo desde la perspectiva de toda la clase trabajadora en su conjunto.

Dada la enorme participación de Amazon en el mercado minorista, los trabajadores de UPS y USPS deben desempeñar un papel esencial en esta lucha junto con sus trabajadores de entrega y almacén. Los trabajadores del sector más amplio de logística, almacenamiento y distribución son responsables de entregar una gran parte de los paquetes de Amazon, y muchos de ellos ya están sindicalizados. Vincularse en solidaridad con los trabajadores de Amazon también aumentará su influencia contra la dirección de empresas como UPS y USPS, que constantemente señalan a “la competencia” como una excusa para recortar costos y aumentar los ataques a su propia fuerza laboral sindicalizada. Podemos imaginar la lógica de la patronal: “¿Porque UPS tendría que seguir pagando salarios más altos cuando los trabajadores de Amazon obtienen solo 15 dólares por hora?” Lo mismo se aplica a todos los trabajadores de las demás industrias. Si los empresarios privados más grandes del país pagan por debajo de un salario digno real, al resto de empresarios les es más fácil ejercer presión a la baja sobre sus trabajadores.

La clave de la victoria también incluye la solidaridad activa, sin plegarse a lo que “permita” el Estado capitalista. Una derrota para uno es una derrota para todos, pero lo mismo se aplica a las victorias. La lucha por organizar a 1,3 millones de empleados de Amazon debe ser parte de una ofensiva coordinada de las fuerzas colectivas de la central sindical AFL-CIO. Es francamente vergonzoso que la dirección de la federación ofreciera poco más que palabras y tuits de solidaridad en lugar de movilizar a su vasta afiliación y recursos.

In These Times ha informado que el sindicato Teamsters tiene planes de organizar a los trabajadores de Amazon. RWDSU y los Teamsters no deberían participar en una ridícula “guerra territorial”. Necesitan aunar sus recursos y trabajar juntos, ¡hay mucho en juego! La Corriente Marxista Internacional pide a la AFL-CIO que establezca un comité organizador especial para los trabajadores de Amazon. RWDSU, Teamsters, la Asociación Nacional de Carteros, el Sindicato de Trabajadores de Correos de Estados Unidos y todos los sindicatos relacionados deben tener representantes en este comité. Si la AFL-CIO se niega a actuar, pedimos a todos los dirigentes de estos sindicatos que formen un comité de este tipo por su cuenta.

Desde EE. UU., Canadá y México, hasta Gran Bretaña, Italia, Pakistán y más allá, los compañeros de la CMI están trabajando pacientemente para cambiar la actual dirección del movimiento obrero hacia una perspectiva de lucha de clases. / Foto: Giornate di Marzo

Los dirigentes sindicales deben pasar a la ofensiva ya. El movimiento sindical debe comprometerse a trabajar junto e invertir recursos reales: liberados sindicales a tiempo completo y parcial, una importante campaña publicitaria para explicar los beneficios que obtendrían los trabajadores que organicen un sindicato, y organizar protestas y manifestaciones masivas para mostrar a las grandes empresas el poder potencial de los trabajadores. Sí, costará millones de dólares. Pero ¿para qué sirven nuestras cuotas sindicales, si no para defender lo que hemos ganado hasta ahora y ampliar nuestras fuerzas? ¡La mejor manera de aumentar el poder de los que están actualmente sindicalizados es sindicalizar a millones de trabajadores más!

Desde EE. UU., Canadá y México, hasta Gran Bretaña, Italia, Pakistán y más allá, los compañeros de la CMI están trabajando pacientemente para cambiar la actual dirección del movimiento obrero hacia una perspectiva de lucha de clases y construir una dirección alternativa que pueda tomar su lugar. Esta labor debe vincularse con la necesidad de una revolución socialista, un gobierno de los trabajadores y la nacionalización de empresas como Amazon bajo el control democrático de los trabajadores. ¡El movimiento obrero puede y debe transformarse, y necesita revitalizarse con las ideas socialistas que le trajeron grandes victorias en el pasado!


Want to get involved? Drop us a line to join the fight for socialism in our lifetime:


Click to Donate